¿Los termómetros callejeros mienten?

by Carlos Lara on 11:31 hrs. No comments

A las puertas de la primera “ola de calor” del verano y tal como sucede cada año ante los primeros episodios de calor, los medios de comunicación se inundan con imágenes de termómetros callejeros marcando valores de temperatura escandalosos. Nos hacemos la pregunta ¿Los termómetros callejeros mienten?

 

Fig.1- Termómetro callejero marcando unos desorbitados 56ºC

 

Sin duda, estas imágenes, buscan claramente el sensacionalismo ya que los valores mostrados no se acercan, ni de lejos, a los valores reales de temperatura que obtendríamos en esos mismos lugares con un termómetro homologado y correctamente instalado.

Por poner algún ejemplo, es fácil encontrar fotografías con termómetros callejeros marcando valores de 48ºC, 50ºC o 56ºC (como se observa en la foto situada sobre estas líneas). Pues bien, la temperatura máxima oficial (y homologada) en España, aunque no exenta de polémica, son los 46,9ºC registrados el pasado 13 de julio de 2017 en Córdoba. Aunque hay registro de valores superiores (47,3ºC en Montoro, 47,2ºC en Murcia, etc.) y por aclarar, AEMET señaló que los récords se homologan en estaciones principales, ya que son atendidas por personal de AEMET y en ellas se realizan observaciones de acuerdo a las directrices establecidas por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Bien, pues ¿Qué nos indica la OMM (Organización Meteorológica Mundial) en sus normas para instalar correctamente un termómetro?

Nos indica lo siguiente:

La instalación se debe realizar en una garita o caseta meteorológica de madera, ventilada, pintada de blanco, con la puerta orientada al norte geográfico y a metro y medio de altura.

El lugar ideal debe ser en un terreno natural y no demasiado cercano a zonas edificadas o excesivamente cultivadas.

Fig.2- Garita meteorológica instalada correctamente

 

Entonces, ¿Cumplen los termómetros callejeros estas normas?

Evidentemente no, ni de lejos. Los sensores que miden la temperatura en estos termómetros callejeros están situados dentro de un armazón metálico cerrado, sin ventilación y normalmente pintados de color oscuro. Por tanto, la incidencia directa de los rayos solares sobre este armazón metálico provoca su calentamiento y un aumento exagerado de la temperatura que registra el sensor, situado en su interior (Similar a lo que sucede en el interior de un vehículo cerrado y expuesto al sol).

La sonda además no está a la altura adecuada, no suele tener una correcta calibración ni mantenimiento y estos termómetros callejeros suelen instalarse en grandes ciudades, llenas de asfalto y hormigón (efecto isla de calor).

Visto todo esto, queda claro que los valores de temperatura que muestran estos termómetros no son correctos y ni siquiera se pueden tener en cuenta de forma orientativa para saber la temperatura real de un determinado lugar.

Así que, en resumen, los termómetros callejeros mienten y mienten porque el sensor no cumple los mínimos para que la lectura sea fiable. No está a la altura correcta, no está bien protegido, calibrado, no está aireado y su ubicación en un entorno urbano lleno de hormigón y asfalto dispara los valores de temperatura.

Por tanto, ante ciertas informaciones e imágenes, recordad que los TERMÓMETROS CALLEJEROS MIENTEN…y los de los coches también!!!!

Carlos Lara¿Los termómetros callejeros mienten?

Related Posts

Take a look at these posts

Join the conversation

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.